La huella de Francia en Cuba

La huella de Francia en Cuba está presente desde el año 1785 cuando los colonos franceses emigraron a la isla tras los sucesos de la Revolución de Haití fomentando el cultivo del café en las montañas de Santiago de Cuba y Guantánamo. Declarandose el Paisaje Arqueológico de las primeras plantaciones de café del sudeste de Cuba Patrimonio de la Humanidad en el año 2000.