Muralla de La Habana

La Muralla de La Habana fue parte del Sistema de Fortificaciones creado para proteger a la Villa de San Cristobal de la Habana de los constantes asedios de corzarios y piratas que pretendían llevarse las riquezas acumuladas por los conquistadorers españoles y que luego trasladaban en flotas hacia la Metrópolis. Para el sistema defensivo de la villa se realizaron construcciones militares que protegían a la ciudad como fueron el Castillo de la Real Fuerza, el Castillo de San Salvador de la Punta, el de Los Tres Reyes del Morro, San Carlos de la Cabaña y otros, pero esto no bastaba, por lo que de decide la construcción de las Murallas de La Habana, obra que comenzó en 1671 y culminó en 1740. Con un costo de 3 millones de pesos la Muralla de La Habana estaba compuesta por muros de 1.4 metros de ancho por 10 de alto de piedra de cantería con una extensión de 4892 metros. Llegó a tener 9 puertas que abrían a las 9 de la mañana y cerraban a las 9 de la noche justo con el cañonazo de la batería de la Reina en San Carlos de la Cabaña, actualmente conocido como el Cañonazo de las Nueve. Con el incremento poblacional extramuro y la ausencia de ataques se decide la demolición de la Muralla de La Habana la cual comienza a principios del siglo XX, quedando actualmente restos de ella en varios puntos de la Habana Vieja, el más significativo es la que se encuentra en la intercepción de las calles Egido y Desamparados que conserva el gran porton, otros restos se encuentran frente al Museo de la Revolución, Frente a la Estación Central de Ferrocarriles, a un costado de la Iglesia de San Francisco de Paula y en la Avenida de los Misioneros y la calle Refugio.

Leave a Review

3 Shares
Share3
Tweet
Pin
WhatsApp