Nuevo Protocolo Sanitario en Cuba ante rebrote de la Covid-19 2022

Inicio > Nuevo Protocolo Sanitario en Cuba ante rebrote de la Covid-19 2022

El Ministerio de Salud Pública en Cuba decidió aprobar desde el día 12 de enero un nuevo protocolo de acción ante el rebrote actual de la Covid-19 en Cuba.

Los expertos y científicos que mantienen el seguimiento de la enfermedad prevén un pico en los casos positivos para el mes de febrero, con un descenso probable en el mes de marzo.

Por tal motivo se decide establecer una modificación de los protocolos que hasta ahora se venían realizando, para de alguna manera contrarrestar la nueva ola de contagios que se avecina.

En este artículo detallaremos las medidas adoptadas por el Ministerio de salud Pública ante el nuevo brote de la Covid-19 que se deberán cumplir en todo el territorio nacional.

¿Cómo quedó establecido el nuevo Protocolo Sanitario en Cuba?

La actualización de los protocolos sanitarios es una medida tomada por el gobierno para garantizar el uso racional de las pruebas diagnósticas, la presencia de medicamentos preventivos y la modificación de los criterios de ingreso en la red para la asistencia.

En las novedades está la disponibilidad de los test de antígenos en las salas de emergencia, y se dictamina que solo debe considerarse caso confirmado a quien resulte positivo al PCR.

Esto quiere decir que todo paciente que acuda a los servicios de emergencia con sintomatología correspondiente al Covid-19, se le debe realizar un test de antígenos que de resultar positivo se le realizaría un PCR.

De resultar negativo el test de antígenos, se le aislará según los protocolos, y a las 48 de mantener los síntomas se le aplicará un PCR. Pero si no mantiene la sintomatología se descarta la enfermedad.

A los contactos directos de pacientes confirmados se les aplicará test antígenos en el momento en que se descubra la información.

De resultar positivo se le realiza PCR, pero se le tratará desde el primer resultado cómo caso confirmado.

No se aplicará ninguna prueba en los centros hospitalarios ante ingresos, procederes quirúrgicos ni pruebas invasivas.

A las personas que no presenten sintomatología no se le realizará ninguna prueba, ni serán necesarios los estudios para dar altas a los pacientes activos.

Serán ingresados todos los niños menores de 2 años, los menores de 18 años con esquema de vacunación incompleto o sin este, las embarazadas y puérperas, y los no vacunados sin importar la razón, siempre que posean síntomas relacionados con la enfermedad.

Los pacientes con enfermedades crónicas y que presenten otras comorbilidades, así como los pacientes en edades pediátricas que presenten factores de riesgo, serán ingresados para una observación más rigurosa.

En el caso de los pacientes con el esquema de vacunación completo que presenten sintomatologías leves, serán puestos en ingreso domiciliario y serán vigilados en la Atención Primaria de Salud.

La última novedad de esta actualización de los protocolos será el uso de fármacos preventivos para la enfermedad en la actual etapa.

5/5 - (1 voto)
0 Compartir
Compartir
Twittear
WhatsApp
Telegram
Pin